¿Por qué la música y la danza son buenas para los niñ@s?

¿Sabías tú que la música y la danza son excelentes para el desarrollo de tus hij@s ya que estimulan la creación de nuevas conexiones en su cerebro? Así es. Exponer a los niñ@s a la música desde pequeños les ayuda a aprender los sonidos y significados de las palabras, y con la danza pueden explorar y controlar los movimientos de su cuerpo, lo que a su vez les permite practicar la autoexpresión. Así que, si estás pensando en meter a tus hijos a clases de piano o ballet durante este año sigue leyendo y te convencerás.


Se acerca marzo, el fin de las vacaciones y el inicio de un nuevo año escolar. Poco a poco volvemos a la rutina, a las tareas, las pruebas y los talleres extraprogramáticos. Y en esta clásica vorágine de los primeros días muchos papás se preguntan qué pueden hacer para enriquecer la vida de sus hij@s. Cómo los podemos ayudar a potenciar sus talentos y habilidades o qué actividad les pueden ofrecer mayores beneficios. Una alternativa frente a estas preguntas son la danza y la música, disciplinas que están estrechamente vinculadas, y que juntas, ofrecen un sinnúmero de beneficios.


La danza y la música son manifestaciones artísticas que favorecen el desarrollo de los niñ@s en múltiples aspectos ya que les permiten, entre otras cosas, descubrir su mundo interior y aprender a relacionarse con su entorno.


Tienen tantos beneficios que al incorporarlas en la rutina diaria brindan enriquecedoras experiencias de aprendizaje, ya que ambas permiten integrar y desarrollar de mejor manera procesos corporales, emocionales y cognitivos.


Al practicarlas, los niños se relajan, estimulan su creatividad, mejoran su psicomotricidad, desarrollan aptitudes cognitivas y aumentan su capacidad de concentración y memoria.


Asimismo, la música y la danza son poderosas herramientas de comunicación, una vía de expresión que les permite explorar el mundo interior, a través del movimiento los niños exteriorizan sus emociones; desahogan su enojo, demuestran su felicidad y alegría, y son conscientes de su corporalidad, lo que les permite relacionarse con sus pares de una manera diferente, más lúdica y directa.


Por eso, la invitación es a buscar las instancias para desarrollar estas disciplinas artísticas, porque alternativas hay. En la casa, podemos empezar por escuchar música junto a nuestros hij@s, jugar con distintos instrumentos o juguetes musicales, cantarles mientras se quedan dormidos o bailar juntos canciones de moda. Todas estas actividades afianzarán aún más la relación, y propiciarán una instancia diferente para compartir.


También pueden averiguar los diferentes talleres extra programáticos que muchas veces imparten los colegios o aquellos que los municipios han diseñado especialmente para sus vecinos. Asimismo, hoy la mayoría de las comunas cuentan con una entretenida y variada cartelera cultural, una gran oportunidad de acercar a los niños al arte y la cultura.


Beneficios de la música:
  1. Incrementa la habilidad para incorporar nuevos sonidos, lo que resulta muy beneficioso en el aprendizaje de nuevas lenguas.
  2. Favorece el lenguaje, las habilidades de lectura y enriquecen el vocabulario (por medio de las letras de las canciones)
  3. Mejora y aumenta los períodos de concentración.
  4. Mejora la memoria a largo plazo.
  5. Aumenta la autoestima.
  6. Reduce el estrés.
  7. Mejora el ánimo.
  8. Los ayuda a socializar con otros (por ejemplo compartiendo gustos musicales con padres y amigos).
  9. Potencia las habilidades en la resolución de problemas.

Beneficios de danza:
  1. Estimula los sentidos, el equilibrio y el desarrollo muscular.
  2. Favorece el control sobre el cuerpo, a través de un mayor desarrollo de las motricidades gruesa y fina.
  3. Mejora la postura.
  4. Al ser un ejercicio aeróbico, ayuda a fortalecer músculos, a aumentar la resistencia y la flexibilidad.
  5. Ayuda a tener una percepción real del cuerpo, lo que ayuda a prevenir trastornos alimenticios. Además, la liberación de endorfinas provoca sensación de felicidad, lo que ayuda a prevenir cuadros depresivos.
  6. Ayuda a controlar la ansiedad, libera el estrés y relaja el cuerpo.
  7. Les permite distinguir lateralidad (derecha-izquierda).
  8. Potencia la autoestima.
  9. Mejora el control rítmico de su cuerpo y mejora la coordinación.
  10. Los ayuda a sociabilizar y a trabajar en grupos.
¿Por qué la música y la danza son buenas para los niñ@s?